Mar del Plata: «Maté a mi hijo porque me tenía cansado»

Un hombre que mató a su hijo en 2020 y en Mar del Plata será juzgado por un jurado popular, tras haber sido imputado por «homicidio agravado por el vínculo».

Un hombre que mató a su hijo en 2020, en la ciudad balnearia de Mar del Plata, será ahora juzgado por un jurado popular, tras haber sido imputado por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”. En aquel momento, el agresor, detenido desde hace casi ya dos años, había sorprendido a las autoridades con una terrible confesión. “Le disparé porque me tenía cansado”, alegó.

Guillermo Cuenca se encuentra detenido desde el 4 de junio de 2020 luego de haberle disparado en el pecho a su hijo, Diego, de 28 años. La defensa de Cuenca sostuvo que el disparo ocurrió en el marco de legítima defensa, y se centró en un supuesto contexto conflictivo del joven quien, según indicaron algunos testigos, tenía problemas de consumo de alcohol y otros sustancias.

Asimismo, según se precisó la relación padre hijo era violenta y las peleas en el domicilio compartido eran frecuentes. Incluso, la policía ya había sido alertada de la situación y visitado en más de una oportunidad el hogar de la familia Cuenca, situado en Figueroa Alcorta al 2000, en Mar del Plata

EL HOMICIDIO

El 4 de junio de 2020, se desató una pelea entre los dos hombres que alertó a la madre del joven, quien decidió dar aviso al 911. Cuando las autoridades finalmente llegaron, el conflicto se había calmado, por lo que los oficiales se retiraron.

Sin embargo, horas después, padre e hijo comenzaron a pelearse de nuevo y la madre del joven volvió a dar aviso al 911. En esta oportunidad cuando la Policía llegó al lugar, Diego Cuenca saltó un paredón y se escapó. “Si mi hijo vuelve le voy a pegar un tiro”, había advertido Guillermo Cuenca frente a su esposa y las autoridades, aunque ninguno de los presentes lo tomó como una amenaza real y los oficiales volvieron a abandonar el domicilio.

A la media hora, cuando el joven regresó y los dos hombres retomaron la discusión que escaló y el hombre tomó una pistola y le disparó a su propio hijo en el pecho, provocándole una herida debajo de la tetilla izquierda, a la altura del corazón.

Ante los gritos de auxilio, uno de los vecinos llamó nuevamente al 911. “Me disparó mi viejo, llamá a una ambulancia y dame agua”, le habría pedido el joven.

Al arribar al lugar personal policial se encontró con el joven herido en el suelo quien llegó a culpar a su padre del homicidio. “Yo le disparé porque me tenía cansado”, gritó a la policía Guillermo Cuenca, quien luego confesaría el crimen ante el fiscal Lódola.

El joven fue trasladado en una ambulancia del SAME al Hospital Interzonal, pero falleció de un paro cardiorrespiratorio a causa de las heridas.

(Fuente: https://www.entrelineas.info/)

A %d blogueros les gusta esto: